/****
El ego en el trading
Si te ha gustado puedes compartir este post ;)Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

El ser humano está programado para lograr beneficios de forma rápida, cuanto mayor tiempo pasa una operación en el mercado, mayor es también la incomodidad emocional de la situación para el operador.

Un operador experimentado tiene la capacidad o habilidad de desconectar su mente o emociones de esta necesidad de resultados inmediatos. La paciencia y la perseverancia son dos virtudes claves a la hora de afrontar los mercados y que diferencian a los operadores ganadores de los perdedores.

Un sistema de trading, un indicador, un sistema automático, análisis fundamental o técnico, no es el factor que inclina la balanza hacia la consistencia a largo plazo, sino que hay que buscar la situación en nosotros mismos, en nuestro ego.

Un operador perdedor busca explicaciones de los malos resultados de su trading en factores externos y evita tomar responsabilidades de sus propias acciones en la operativa.

Este operador se centra en adivinar hacia dónde se va a mover el precio y eso es algo imposible, sin embargo el ego intentará no asumir la responsabilidad de afrontar una pérdida, intentará justificar la dirección de la operación tomada a toda costa sin ejecutar el stop loss, hasta que la pérdida sea tan dolorosa que finalmente se haya decidido a cerrar la operación. El ego ha tomado el control de la operativa y decide dejar dentro la operación con la esperanza de que se gire, de que le dé la razón al operador cautivado por la necesidad de tener certeza.

Nos acercamos al trading para ganar dinero y no para tener razón, no es necesario adivinar hacia dónde se va a mover el precio para ser rentable consistentemente. Es esta necesidad que tiene el ego de tener razón por la que muchos operadores no cierran una posición perdedora cuando ésta se mueve en contra, y se sienten paralizados y sin reacción. Sin embargo estos mismos operadores se muestran nerviosos cuando una operación entra en el lado positivo y sienten la imperiosa necesidad de cerrar la operación rápidamente, sin dejar que progrese a favor el movimiento actual.

En el trading el porcentaje de aciertos, el tener o no razón, no es tan relevante, si no va acompañado de otros datos, por ejemplo es posible tener un sistema ganador acertando 3 de cada 10 operaciones con un ratio beneficio-pérdida de 2,5 a 1.

ego en el trading

Uno de los aspectos claves y que hay que tener más claro es que el capital de trading es la herramienta más preciada de la que dispone un operador, y por ello hay que preservarlo y salvaguardarlo. Por ello es mejor asumir pequeñas pérdidas que no provoquen una merma importante del capital de trading y buscar mayores recorridos en aquellas operaciones que evolucionen a favor.

El operador perdedor suele reaccionar cambiando el sistema de trading, el timeframe o el activo, en el momento de acumular varias pérdidas consecutivas. Sin embargo la solución que debe adoptar ese operador es enfrentarse a su ego y dejar de manipular sus emociones, eliminar la esperanza de que la operación se gire a favor y asumir la pérdida en el momento que la gestión monetaria real así lo indique.

Luchar contra el ego puede ser una tarea muy difícil y muy dura en cualquier actividad de nuestra vida cotidiana, el ego odia perder y no tener razón y luchará para que esa percepción no cambie. Sin embargo un operador exitoso sabe aceptar las pérdidas, sabe que son inherentes a cualquier sistema de trading, eso sí pequeñas pérdidas para proteger el capital de trading.

El entrenamiento nos ayuda a mejorar cada día la operativa, la disciplina, perseverancia, la gestión monetaria son aquellas cosas que un operador puede controlar, no hay que adivinar dónde se va a dirigir el precio ni otros factores del mercado que no se pueden controlar. Analizar cada día la operativa puede ayudar a minimizar el impacto que tiene el ego en los momentos que toma el control de las operaciones.

El exceso de operaciones es otro acto de control que toma el ego como revancha de una o varias pérdidas. En estas situaciones y si nos sentimos desbordados por la pérdida es mejor dejar de operar y dedicar el tiempo a cualquier otra actividad que nos pueda aportar tranquilidad o desconexión del trading. La sobreoperación se debe controlar para salvaguardar el capital, casi con toda seguridad nos llevará a situaciones de descontrol y de operativa errónea.

Por lo tanto y resumiendo, un operador que busca ser consistente a largo plazo en el mercado, debe de dejar de adivinar y de querer controlar hacia dónde va a moverse el precio, no importa si se tiene razón o no, lo que importa es la gestión que haga de cada operación y de los niveles de entrada en función del sistema de trading utilizado.


 

Si te ha gustado puedes compartir este post ;)Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn
Scroll to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR