/****
trading por sensaciones
Si te ha gustado puedes compartir este post ;)Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn

Utilizando un símil del mundo del ciclismo que plantea un debate abierto entre aquellos ciclistas que prefieren correr controlando el esfuerzo mediante el incremento o disminución del ritmo cardíaco, o lo que es lo mismo monitorizando el número de pulsaciones en tiempo real; y aquellos otros ciclistas que corren y entrenan mediante las sensaciones que perciben de su organismos (en definitiva: pulsómetro o sensaciones).

De forma similar se nos plantea y podemos formular la pregunta de: ¿es posible el trading por sensaciones? Vamos a intentar de desarrollar esta idea o concepto.

A priori, hacer trading por sensaciones, pueda parecer una forma no muy metódica o profesional de intentar batir al mercado de forma consistente a largo plazo. Pero también tiene sus matices. Siempre hemos escuchado que todo sistema tiene unas reglas de entrada y salida más o menos exactas, ya sea rompiendo niveles, indicadores o demás técnicas. Sin unas reglas definidas no podríamos conseguir rentabilizar una estrategia. Esto es cierto.

Una estrategia no funciona sino tiene unas reglas por muy básicas que sean. El azar o la suerte no es habitual que perduren en el tiempo. Como también nos hemos manifestado otras veces, tampoco somos partidarios de un análisis técnico estricto. Nuestra experiencia (subjetiva) nos permite filtrar oportunidades con mayores probabilidades de éxito, porque al fin y al cabo el trading es un “juego” de probabilidades.

Con la subida de tipos por parte de la FED hubo una entrada masiva de dólares frente a todos los cruces, en este momento cualquier operación a favor del dólar hubiera resultado exitosa. Unos días más tarde hubo una entrada de euros (que había mostrado anteriormente una clara debilidad) por lo que planteamos varias entradas frente a las divisas más débiles. Todo esto sin producir entradas exactas. No hay una vela o una figura chartista que nos dé o indique la entrada. Vimos o “sentimos” el movimiento o entrada de flujo y decidimos entrar. No necesariamente esperamos a confirmaciones (subjetivas) o roturas de niveles, es cierto que en otras muchas ocasiones sí que esperamos algún tipo de confirmación que nos dé más validez a nuestra decisión, pero muchas otras veces tratamos de identificar qué divisas están mostrando más fortaleza o debilidad.

Otras veces el trader novato puede estar pensando en buscar giros, porque el activo ha bajado o ha subido mucho, llega a un soporte o resistencia o se producen divergencias. Sin embargo, después de una parada del precio, “sentimos” que va a seguir el movimiento inicial porque no existe una razón convincente (subjetivo) de peso, para que el precio se gire precisamente ahora.

El trading por sensaciones implica que los traders reaccionarán de forma distinta a la misma situación de mercado, y de igual forma, nosotros si volviéramos a vivir una misma situación como en el pasado, con toda seguridad no realizaríamos las mismas operaciones.

Sensaciones distintas del trader ante situaciones similares de mercado.

Un sistema automático programado para cumplir unas reglas exactas y concretas siempre realizará las mismas entradas. Esto no es ni malo ni bueno. Lo que sí pensamos es que también es adecuado dejar a criterio del trader el hecho de introducir una operación al mercado en base a cierta información que por ejemplo, un sistema automático no analiza.

El trading por sensaciones permite evaluar de forma más amplia el mercado en sí gracias, entre otras habilidades, a la experiencia y a la “pelea” continua con los demás operadores.

Donde un novato podría plantear un giro en un soporte o resistencia, el trading por sensaciones puede permitir al trader más experimentado evaluar la situación global y macro del mercado, para identificar o analizar con más factores, la fortaleza o debilidad del movimiento, sin necesariamente hacer uso de estrictas figuras de velas y patrones, y aunque finalmente le pueda plantear un giro del mercado como al trader novato.

El trading por sensaciones es un estado mental, no emotivo. Este estado mental se encuentra en la fase de competencia inconsciente, lo que se asemeja a las habilidades adquiridas al conducir un vehículo donde el conductor realiza todos los movimientos y conduce en multitud de ocasiones sin ser consciente de todas las decisiones que ha tomado para llegar al destino. Este es el objetivo final del trading por sensaciones o de la fase de competencia inconsciente.

Es en este momento, en el que se tienen totalmente asimiladas las habilidades y la destreza de seguir al mercado, cuando el trader experimentado puede operar por sensaciones, sin necesidad de patrones ni figuras.

El trading por sensaciones no se debe confundir con el trading por emociones, totalmente distinto y con implicaciones diferentes. El trading por emociones nos puede perjudicar tanto en las rachas buenas como en las perdedoras, tomando decisiones totalmente viscerales y carentes de fundamento.

Planteamos esta idea como otra forma de afrontar el mercado, fuera de patrones y algoritmos, que nos pueda permitir discernir toda la información que nos llega desde otro punto de vista. Los patrones, muchas veces están en nuestra mente y no son relevantes para la operativa. Si los patrones fueran reglas exactas, todos los traders podrían ganar dinero operando H-C-H, suelos, techos y demás, pero el trading es más complejo que eso.

El trading por sensaciones es el hecho diferenciador que permite a un trader novato no poder copiar la operativa de un trader experimentado, incluso teniendo acceso en tiempo real de sus operaciones y decisiones.

Los 3 aspectos fundamentales para nosotros es intentar identificar estructuras débiles o fuertes (estrategia), aunque esto muchas veces no es una labor fácil sobre todo en timeframes pequeños; buscar siempre (siempre) un ratio beneficio/pérdida mayor a la unidad y cuanto más cercano a 2 mejor; y una gestión monetaria adecuada que nos permita superar una racha de pérdidas y que emocionalmente no condicione las posiciones dentro del mercado.

PD. Personalmente no puedo montar en bici sin pulsómetro, no corro por sensaciones 😉

Si te ha gustado puedes compartir este post ;)Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Google+Share on LinkedIn
Scroll to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR